COMO CUIDAR TUS SUCULENTAS: MINIGUÍA

Publicado por: María González

Una miniguía para cuidar tus plantas suculentas de manera práctica y sencilla.

suculentas. viverosgonzalez.com

Cómo cuidar tus suculentas: miniguía

Las suculentas son unas de las plantas más resistentes que existen. Soportan el sol, los suelos poco fértiles y hasta la sequía. Son ideales para los más descuidados y para los que, cuando se van de vacaciones en verano, no quieren preocuparse por buscar a una persona que les riegue las plantas.Pero que sobrevivan a condiciones difíciles no significa que puedan con todo. Si nos descuidamos y no tomamos unas precauciones mínimas, unas plantas que podrían estar con nosotros durante años acabarán marchitándose al cabo de unas semanas.

Si lo que buscas es tener unas suculentas fuertes y bien vistosas en tu jardín, en este artículo te ofrecemos una mini guía para cultivarlas.

Cuatro consejos para cultivar tus suculentas

No te excedas con el riego

Las suculentas son plantas que provienen de zonas áridas y desérticas. Por lo tanto, su necesidad de riego es muy inferior a la de otras especies.

Estas plantas sobreviven almacenando el agua en sus hojas y tallos. Son capaces incluso de absorber la humedad del ambiente. Si quieres mantenerlas hidratadas, bastará con que las riegues una vez a la semana en los meses de más calor. En invierno puedes reducirlo a una vez cada dos semanas o incluso suspender el riego completamente

Si tienes dudas sobre cuándo debes regar a tu suculenta, puedes clavar una varilla de madera en la tierra alrededor de la planta. Si al sacarla, la varilla sale prácticamente limpia, es el momento de volver a regar.

cactus. viverosgonzalez.com

A sol y a semisombra

Las suculentas necesitan estar en espacios muy luminosos para crecer adecuadamente. La ubicación más idónea dependerá de cada especie. Algunas necesitan sol directo para crecer, mientras que otras pueden llegar a quemarse si reciben una luz muy intensa.

Un buen método para saber si tu planta está recibiendo demasiada luz es fijarte en sus hojas: Si se están decolorando, o si empiezan a tornarse en tonos rojos o amarillos fuera de lo común, cámbialas de ubicación cuanto antes.

El suelo, pobre en minerales

Las suculentas no necesitan un sustrato rico en minerales. Muy al contrario, son plantas que arraigan bien en suelos pobres, por lo que es una buena idea mezclar el sustrato en el que las plantes con arena.

Evita también los sustratos con exceso de arcilla, pues las raíces de las suculentas son propensas a la pudrición ante el exceso de humedad. Opta mejor por uno poroso.

Si no tienes claro la composición de tu tierra o qué tipo de mezcla emplear, te recomendamos que acudas directamente a los sustratos especiales para cactus y suculentas.

Plagas que afectan a las suculentas

En general, las suculentas son plantas muy resistentes a las plagas. Pero hay ciertas especies que pueden poner en peligro la integridad de tus ejemplares, especialmente cuando las tienes plantadas en exterior:

-Caracoles: Devoran el follaje y pueden acabar matando la planta. Puedes evitarlo fácilmente delimitando la zona alrededor de la planta con arena o cal.

-Cochinillas: Aunque se extienden muy rápidamente, suele ser fácil librarte de ellas, y a menudo basta con regar a presión la planta para lograr que se desprendan. También puedes aplicar algún tipo de insecticida o, si prefieres los remedios naturales, colocar mariquitas en la suculenta para que se coman las cochinillas.

-Araña roja: Diminutos arácnidos que se detectan por las manchas de color marrón que provocan en las hojas. Dado que suelen poner huevos en la planta, es recomendable emplear algún tipo de insecticida o acaricida para eliminarlas completamente.

euphorbia milli. viverosgonzalez.com

Cómo cuidar las suculentas más comunes

Estos consejos pueden servirte para cultivar la mayoría de las suculentas. Sin embargo, cada especie es única y tiene sus propios requisitos. Por eso, a continuación te damos unos consejos específicos para las suculentas más populares.

portulacaria afra

Cuidados de la Portulacaria Afra

También conocida como “Árbol de la abundancia”. Es un ejemplar de hojas carnosas y brillantes, que en interior puede llegar a alcanzar los dos metros.

La Portulacaria afra es una planta que necesita mucha luz. Soporta la exposición directa al sol e incluso lo agradece. Aun así, se la puede tener también como planta de interior en zonas de semisombra, siempre que la situemos en un lugar donde reciba luz durante varias horas al día.

Como todas las plantas provenientes de zonas cálidas (en este caso, de la zona sur de África), el frío es uno de sus mayores enemigos. Si vivimos en una zona con inviernos duros, tendremos que plantarla en maceta para resguardarla en interior.

En su tierra natal, esta planta puede llegar a alcanzar los 15 metros de altura. Sin embargo, en jardines y en maceta su crecimiento máximo es mucho menor. Incluso puede ser cultivada como bonsái, siendo un ejemplar muy apreciado dentro del arte japonés del ikebana.

La Portulacaria retiene gran cantidad de agua en sus ramas y en sus hojas carnosas, por lo que un exceso de humedad hará que sus raíces se pudran rápidamente. Tomaremos la precaución
de regar solo cuando el sustrato esté completamente seco, normalmente con una frecuencia de una vez por semana.

euphorbia trigona. viverosgonzalez.com

Cuidados de la Euphorbia trigona

La Euphorbia trigona es una especie peculiar dentro de las crasas. Aunque está clasificada como suculenta, en los bordes de sus tallos unas pequeñas hojas rojas crecen alternas con espinas que recuerdan a la de los cactus.

La Euphorbia trigona crece en tallos erectos de hasta cinco metros en su hábitat natural. La savia lechosa que excreta cuando se la corta ha hecho que reciba el sobrenombre de “Planta de leche”. Esta savia es tóxica y resulta irritante al contacto con los ojos y la piel, por lo que se recomienda usar guantes al manipularla.

Lo ideal para esta planta es el sol directo, aunque aguanta bien la semisombra. En cuanto al riego, de nuevo es importante no excedernos. Como la mayoría de su familia, esta planta resiste mucho mejor la sequía que el exceso de agua. Ante todo es fundamental que el suelo en el que la plantemos tenga un buen drenaje, para lo cual podemos mezclar el sustrato con arena o usar uno especial para cactus.
En invierno perderá sus hojas, y en primavera, con la vuelta de las temperaturas cálidas, las recuperará. Nunca debemos dejarla expuesta a heladas.

cotyledon.viverosgonzalez.com

Cuidados de la Cotyledon orbiculata

Esta planta de hermosas flores con forma de campanilla es también conocida como “Oreja de cerdo”, por la forma de sus hojas carnosas.

Es una especie originaria de Sudáfrica, que crece bien con luz directa del sol. Su resistencia le permite sobrevivir en prácticamente cualquier ambiente y condición. El único requisito es que el suelo tenga buen drenaje y no nos pasemos con el riego.

Almacena agua en sus grandes hojas ovaladas. Durante el verano nos deleitará con sus flores colgantes de tonos rojos, amarillos y anaranjados.

Soporta mejor el frío que la mayoría de las suculentas, siendo capaz de sobrevivir incluso a breves heladas. No obstante, si decidimos cultivarla como planta de interior, la situaremos en una habitación fresca y bien iluminada. En maceta puede alcanzar los 60 centímetros.

haworthia.viverosgonzalez.com

Cuidados de la Haworthia fasciata

La familia de las Haworthia está compuesta por más de 70 especies, dentro de las cuales la fasciata es una de las más extendidas. Esta familia de hojas carnosas, desplegadas en forma de roseta, recibe el sobrenombre de ‘Plantas cebra’, por las características líneas blancas que lucen en la parte exterior.
Son ejemplares de pequeño tamaño (entre 15 y 20 centímetros), ideales para cultivar en el interior. También se utilizan frecuentemente en jardines con rocallas.

La Haworthia fasciata necesita mucha luz. Sin embargo, el sol directo puede llegar a producir quemaduras en las hojas, por lo que optaremos por situarla en una zona de semisombra que permanezca bien iluminada durante el día.

El riego será espaciado, procurando que el sustrato tenga buen drenaje. En invierno se puede regar una vez al mes o incluso interrumpirlo.

La temperatura nunca debería estar por debajo de los 10 ºC. En caso de inviernos fríos, la refugiaremos en el interior de la casa.

Las suculentas son una familia de plantas resistentes, de fácil cuidado y muy elegantes. Con estos consejos, lograremos que duren mucho tiempo con nosotros.

Si tienes cualquier duda sobre el cuidado de tus suculentas, ponte en contacto con nosotros y te asesoraremos: info@viverosgonzalez.com

Enlaces de interés

40 ideas para tener un jardín de suculentas

https://www.pinterest.es/viverosgonzalez/jardines-de-suculentas-con-encanto/

Comentarios

Deje su comentario