Consejos de riego en verano para ahorrar agua (y que tus plantas no se sequen)

Publicado por: Adrian Medina

Llega el verano y tú te enfrentas al mismo dilema de siempre.

Por un lado, empieza a hacer más calor y tienes que darles más agua a tus plantas y al césped.

Pero tampoco te quieres dejar el sueldo en la factura de agua.

¿Qué haces?

La verdad es que el riego en verano requiere un equilibrio bastante delicado para no despilfarrar.

Pero hay algunos trucos. 

En este post te explicamos distintas formas de optimizar el riego en verano para gastar menos agua y que tus plantas sigan verdes y radiantes. 

Trucos de riego en verano para mantener tus plantas sanas y no gastar de más

Pon en práctica estos consejos y verás cómo lo notas. 

Riego automático. Viveros González. Marbella

1. No se trata de regar más, sino de hacerlo bien

Lo de que en verano las plantas necesitan más agua no es del todo cierto.

Porque no se trata de regar más veces… sino de hacerlo de forma correcta. 

Y eso significa hacer riegos más profundos, en los que las plantas absorban una mayor cantidad de agua, pero sin necesidad de hacerlo diariamente. 

Por supuesto, esto es una indicación general, pero cada planta tiene unas necesidades hídricas específicas.

Lo más importante es no encharcar el suelo, porque un exceso de agua puede provocar que las raíces se pudran y que aparezcan hongos.

2. El riego siempre en las horas de menos sol (y no solo por ahorrar)

Esto ya te lo hemos explicado en un artículo anterior.

Cuando riegas cerca del mediodía el agua no solo se evapora antes (sin que a la planta le dé tiempo a absorberla del todo, lo que te obliga a regar más a menudo).

Además, cuando la luz del sol incide sobre las gotas se amplifican, lo que puede producir quemaduras en las hojas. 

Por eso también es importante que evites mojar las hojas durante el riego. 

Y no solo eso.

Un exceso de agua en las hojas puede favorecer la aparición de hongos y otras plagas.

En los días de más calor puedes mojar las hojas con un pulverizador. Esto crea microgotas que no dañan las hojas pero sí les ayudan a mantener su nivel de humedad. 

3. A cada planta lo suyo

Ya sabes que al final cada planta tiene sus propias necesidades.

Si es un jardín con plantas mediterráneas o con crasas, puedes dejar incluso que el sustrato se seque por completo, porque lo resisten bien.

En cambio, con las plantas tropicales debes tener más cuidado. 

Algunas necesitarán que pulverices las hojas, como te decíamos más arriba, y además tendrás que asegurarte de que el sustrato se mantenga siempre húmedo (pero no encharcado, ojo).

Por otro lado, las macetas disponen de menos sustrato y las raíces tienen poco espacio para crecer, así que estas plantas sí tendrás que regarlas más a menudo. 

4. La tierra adecuada ayuda a ahorrar agua

Esto ya te lo hemos explicado en un post anterior, en el que te hablábamos sobre cómo escoger el tipo de tierra adecuado para tu jardín. 

Una adecuada proporción de suelo arcilloso retiene mejor el agua y le permite a la planta absorberla.

Eso sí, si es demasiado arcilloso será propenso a encharcamientos.

Lo importante es encontrar la proporción óptima para tu jardín. 

5. Protege tus plantas del calor

Si quieres regar menos, también es importantes que evites que el agua de tus plantas se evapore.

Eso lo puedes hacer, por ejemplo:

  • Sembrándolas en grupo (para que formen microclimas húmedos).
  • Protegiéndolas con un toldo.
  • Cubriendo la tierra con mantillo (que retiene la humedad y regula la temperatura del suelo).

En este otro post te damos más ideas para proteger tus plantas de las altas temperaturas

Y si en verano no estoy en casa, ¿qué hago con el riego?

Sprinkler. Viveros González. Marbella

Todos estos consejos te serán muy útiles para regar tu jardín.

Pero ¿qué pasa si te vas en vacaciones, o si te trasladas a una segunda residencia durante el verano? 

Lo ideal en estos casos es que haya alguien que se encargue de regar tus plantas.

Sin embargo, en caso de que no conozcas a nadie, hay otras osas que puedes hacer:

  • Instala riego automático: esta es sin duda la mejor opción para mantener el riego en tus plantas y ahorrar agua durante todo el año. 
  • Siembra plantas de bajo mantenimiento: es decir, aquellas que pueden pasarse mucho tiempo sin riego. En este post te damos varias ideas (aquí te las contábamos como plantas para tu segunda residencia, pero te sirven igual para tu casa principal).

Estos trucos no solo te permitirán reducir el gasto de agua, sino que también harán que tu jardín sea más sostenible

¿Listo para disfrutar del verano junto a tus plantas?

Regar. césped. Viveros González. Marbella

Estos son solo algunos consejos básicos que te permitirán ahorrar agua en verano.

Pero puedes ir más allá.

Por ejemplo, con un diseño de tu jardín adecuado puedes reducir todavía más el gasto en riego en verano y durante todo el año.

Si necesitas ayuda, nosotros podemos echarte una mano.

Ponte en contacto con nosotros y te daremos un diseño adaptado a las necesidades de tu jardín.

Comentarios

Deje su comentario