¿QUIERES SER JARDINERO PROFESIONAL? ESTO ES LO QUE NECESITAS SABER

Publicado por: Adrian Medina

Se me dan muy bien las plantas, pero ¿eso significa que podría ser un jardinero profesional?

Seguro que tú también te has hecho esta pregunta alguna vez. 

Porque una cosa es mantener tu propio jardín o un pequeño huerto. 

Pero ¿qué hace falta para convertirlo en tu profesión?

Si tienes estas dudas, sigue leyendo, porque en este artículo vamos a contarte cómo puedes vivir de tu pasión y convertirte en jardinero profesional.

Funciones de un jardinero profesional

En primer lugar, vamos a ver cuáles son tus obligaciones como jardinero.

Lo más habitual es que estés al cargo de una o varias zonas verdes. 

Según el puesto, tus ocupaciones podrán variar mucho. 

Por ejemplo, no es lo mismo gestionar un parque público que estar al cargo del césped en un campo deportivo. 

Pero en general, hay una serie de funciones que son comunes a la mayoría de los trabajos de jardinería: 

  1. Plantación y siembra de diversas especies vegetales (árboles, arbustos, plantas florales y herbáceas).
  2. Mantenimiento, cuidado y conservación de zonas verdes (trabajos de poda, abonado, recolección de frutos…). 
  3. Preparación y adecuación del terreno (aireación, escarificado…). 
  4. Mantenimiento de la maquinaria que emplees en tu trabajo diario.
  5. Gestión del sistema de riego. 
  6. Control de plagas y aplicación de productos fitosanitarios. 
  7. Diseño básico de jardines.

Además, algunas especializaciones te obligarán a desarrollar determinadas habilidades (más adelante hablaremos sobre las especializaciones a las que puedes optar como profesional de la jardinería). 

¿Qué cualidades necesita un jardinero profesional?

Para desarrollar tu labor como jardinero necesitarás conocimientos técnicos sobre diversas especies vegetales, además de aprender a manejar maquinaria profesional. 

Estas son algunas de las cualidades imprescindibles para cualquier jardinero: 

Conocimientos avanzados de botánica

Cada planta requiere unos cuidados específicos. Como profesional, debes ser capaz de identificar las diferentes especies y sus necesidades de mantenimiento. 

Eston son algunos de los aspectos que debes dominar:

  1. Necesidades hídricas y lumínicas de las plantas que más se utilizan en tu zona. 
  2. Conocimientos sobre la época de siembra de cada planta y selección de semillas.
  3. Capacidad para emplear productos químicos fitosanitarios.
  4. Nociones sobre el corte y el mantenimiento del césped.
  5. Conocimientos la tierra de un jardín (cuál es la más adecuada para cada jardín, cómo enmendar un suelo ya existente, cuál necesitas para recebar el césped…). 
  6. Las épocas de poda de las diferentes plantas. 
  7. Reconocer y tratar las diferentes enfermedades que afectan a las plantas.
  8. Qué tipos de fertilizantes existen (naturales y químicos) y cómo emplearlos.

Manejo de maquinaria especializada

Cuando trabajes con grandes áreas verdes, tendrás que utilizar maquinaria especializada: segadoras de asiento, escarificadoras o aireadoras son las más comunes. 

Este tipo de herramientas son constantes en el día a día de los profesionales, por lo que es fundamental que sepas cómo manejarlas. 

Por supuesto, también debes dominar herramientas manuales básicas (tijeras de poda, motosierras, recortabordes...). 

Buena forma física

Una cosa es echar los ratos libres en el cuidado de tu jardín, pero ¿serías capaz de hacer lo mismo ocho horas al día durante toda la semana?

Para trabajar como jardinero profesional debes tener buen salud y una resistencia física adecuada. 

Conocimiento de planos e instalaciones eléctricas

En algunos casos, te encontrarás con clientes que necesitan montar un jardín desde cero. 

Lo normal es que un paisajista o el arquitecto se ocupe de las principales decisiones de diseño (qué plantas usar y dónde colocarlas, cómo distribuir el sistema de riego automático), sobre todo cuando se trata de un terreno grande.

Sin embargo, una vez el profesional te haya entregado los planos, tu papel será el de llevar esos bocetos a la realidad. 

Por ese motivo, necesitarás unos conocimientos técnicos mínimos que te permitan comprender las indicaciones del paisajista.

Otra situación muy habitual es que el cliente tenga un jardín ya creado y quiera hacer reformas. En este caso, tendrás que revisar los planos de la instalación para saber dónde están las tuberías del riego automático o los cables de la iluminación. 

Paciencia 

La última cualidad (y la más importante) que necesita un jardinero es paciencia.

En tu día a día estás trabajando con seres vivos.

Eso significa que las reglas que conoces no siempre se cumplirán.

A veces una planta no reacciona como esperabas a la aplicación del abono, o tarda más de lo normal en desarrollar sus flores.

Necesitas ser consciente de las necesidades únicas de cada planta.

Trabajos que puede hacer un jardinero profesional

Una vez comiences a trabajar como jardinero, lo más probable es que empieces formando parte de un equipo de mantenimiento de áreas verdes, ya sea por oposiciones o en empresa privada. 

Pero esta profesión te abre la puerta a muchas otras ocupaciones:

  1. Jardinero autónomo: si te ves con las capacidades suficientes, puedes dedicarte a buscar trabajo por tu cuenta como autónomo. Muchos propietarios y gestores de comunidades cuentan con un jardinero de confianza al que le encargan el mantenimiento de sus zonas verdes. 
  2. Florista: el trabajo de florista se sitúa a medias entre la jardinería y el arte. Su papel es el de crear todo tipo de diseños (ramos, centros de mesa, envoltorios) a partir de plantas florales. Es un trabajo en el que podrás dar rienda suelta a tu creatividad. 
  3. Responsable del mantenimiento del césped de instalaciones deportivas: el césped es una de las plantas más difíciles de cuidar. Sobre todo si ese césped está sometido al constante estrés de pisadas y balones rodando. Por eso la figura del responsable de mantenimiento (o greenkeeper) en instalaciones deportivas está tan cotizada. Con esta especialidad podrías trabajar en campos de fútbol, golf o cualquier deporte que se juegue sobre hierba. 
  4. Técnico en un vivero o instalación forestal: si te encanta pasarte el día rodeado de plantas, este podría ser tu trabajo ideal. El técnico de vivero se encarga de mantener en buen estado todas las plantas que se encuentran a la venta. En casos concretos, este puesto podría requerirte ciertas habilidades de venta para tratar directamente con los clientes. 
  5. Especialista en semillas: Algunas empresas se dedican exclusivamente a la distribución de semillas para el cultivo. El especialista de semillas funciona como una especie de asesor, que aconseja al cliente sobre el tipo de planta que puede germinar mejor en una zona o en un terreno de cultivo concreto. 
  6. Paisajista: Es el paso natural de muchos jardineros profesionales, que acaban descubriendo que el diseño es lo que más les apasiona de su trabajo. El paisajista es el máximo responsable en cualquier trabajo de creación o reforma de jardines. Se ocupa de escoger las mejores plantas para cada zona, de decidir su distribución y de añadir elementos arquitectónicos (como fuentes o gazebos) para crear un diseño armónico. 

¿Es necesaria la formación para trabajar como jardinero profesional?

Da igual el tipo de trabajo que vayas a ejercer: incluso si decides trabajar como jardinero autónomo, es necesario que recibas una formación específica. 

Como ya has visto, hay muchas diferencias entre la labor que ejerce un jardinero profesional y uno aficionado. Para ofrecerles a tus clientes un servicio de calidad, antes necesitas formarte.

Además, en el caso de que decidas trabajar por cuenta ajena, todas las empresas te requieren una titulación para trabajar como jardinero. 

¿Qué formación necesitas entonces para ejercer la jardinería?

El título más habitual es el de Técnico en Jardinería y Floristería, que en España es un grado medio. 

Para acceder únicamente necesitas contar con el título de educación secundaria obligatoria o uno equivalente. 

Aparte de esto, deberás realizar un curso de capacitación específica (impartidos por la Junta de Andalucía) para recibir el carnet de usuario profesional de fitosanitarios. 

¿Cuánto gana un jardinero profesional?

El sueldo que percibas dependerá en gran medida de tu formación, tu experiencia y de si trabajas por cuenta ajena o propia. 

Sin embargo, un profesional de la jardinería suele cobrar entre 1.100 € y 1.400 € netos mensuales en sus primeros años. 

Una forma de aumentar tus ingresos es desarrollar una especialización (como greenkeeper de campos deportivos, paisajista o especialista en semillas, por ejemplo).



¿Listo para empezar a trabajar como jardinero profesional?

La profesión de jardinero no es nada sencilla, y dominarlo puede llevarte años.

Pero si las plantas son tu pasión, también será un trabajo con el que disfrutes como con ningún otro. 

¿Te animas?

Comentarios

Deje su comentario