Cómo recebar el césped en 5 pasos y cuándo tienes que hacerlo

Publicado por: María González

Recebar el césped

Dinos una cosa: ¿sueles recebar el césped de tu jardin al menos una vez al año?

Te lo preguntamos porque muchos propietarios suelen prestarle poca atención a esta tarea. Y es un error. 

Porque un césped bien recebado crece más fuerte, se recupera mejor del invierno y, además, es menos propenso a la compactación y a los encharcamientos. 

Por eso, en este artículo vamos a explicarte:

  • En qué consiste el recebado y cuándo debes hacerlo.
  • Cómo recebar el césped de tu jardín en 5 pasos. 

¿Listo? Vamos allá. 

Qué significa recebar el césped y por qué es necesario

Antes de nada, vamos a empezar por aclarar en qué consiste esta labor.

El recebo es una mezcla de arena muy fina y mantillo (materia orgánica) que se extiende como una capa sobre el césped.

Esta mezcla se infiltra en el suelo y contribuye a mantener un buen nivel de drenaje, además de aportarle nutrientes. 

Recebar al menos una vez al año es imprescindible para mantener la salud de tu pradera, porque:

  • Permite que el césped crezca más fuerte tras un periodo de letargo o tras una resiembra.
  • Evita la compactación de las raíces (el llamado “colchón”).
  • Genera un microclima que aísla al césped de las temperaturas extremas (tanto en invierno como en verano). 

Además de como una operación de mantenimiento del césped, también es habitual recebar las zonas con calvas donde sea necesario resembrar. 

De este modo, el recebo protegerá las semillas y las ayudará a germinar. 

¿Cuándo hay que recebar el césped?

Básicamente, en primavera.

El frío, la humedad y la falta de luz, unidos a la falta de mantenimiento, pueden llevar a que el suelo se compacte y se genere colchón. Por eso el recebo es uno de los cuidados que tu césped necesita durante la primavera. 

Hazlo a principios de la estación, antes de que el césped salga del letargo y empiece a crecer a pleno rendimiento.

Además, es recomendable hacer un segundo recebado a mediados de otoño. Con esto le estarás aportando al césped la protección necesaria para soportar el invierno. 

Evita siempre recebar en los meses de más calor, puesto que las altas temperaturas que alcanza la arena podrían quemar el césped. 

Cómo recebar el césped en 5 pasos

Ahora vamos a ver cuáles son los pasos para realizar el recebado de tu jardín. 

1. Pon el césped a punto para el recebado

Lo primero que tienes que hacer es preparar el terreno de tu jardín para asegurarte de que el recebo pueda penetrar en el suelo.

Solo tienes que seguir estos pasos:

  1. Segar: el césped debe estar lo más bajo posible para que te permita trabajar con comodidad. 
  2. Airear y escarificar (opcional): aunque no es obligatorio, lo más recomendable es que escarifiques y airees el terreno antes de recebar. Con esto, además de romper el colchón que se haya podido formar, estarás creando huecos en el suelo por los que la arena puede filtrarse, mejorando el drenaje.

Antes de continuar, retira los restos de tierra y los recortes con un rastrillo. 

2. Prepara la mezcla

Para hacer recebo no hay una receta única, sino que la cantidad de arena y de mantillo que utilices dependerá del tipo de suelo de tu jardín. 

Si tienes dudas sobre las proporciones a utilizar, puedes tomar como referencia las siguientes:

  • Tierra arenosa: 60% arena + 40% compost.
  • Tierra arcillosa: 80% arena + 20%compost.
  • Tierra normal (mezcla equilibrada de arcilla y arena): 70% arena + 30% compost.

En caso de que tengas dudas sobre la composición de tu suelo, te recomendamos que lo consultes con tu jardinero o tienda de confianza. 

3. Distribuye el recebo por todo el jardín

Una vez tengas la mezcla hecha, repártela por el jardín haciendo pequeños montoncitos con una pala. 

Recuerda que solo tienes que aplicar una fina capa, lo suficiente para aportarle al césped los nutrientes que necesita. Lo recomendable es utilizar un 1 m3 de recebo por cada 100 m2.

Para que te hagas una idea respecto a las cantidades, con un saco de 50 litros de arena puedes recebar un área de entre 5 y 10 metros cuadrados de césped (según la proporción de arena y compost que apliques). 

4. Espárcelo hasta formar una capa uniforme

En primer lugar, utiliza el rastrillo para distribuir de manera más uniforme el recebo. Si has utilizado una recebadora mecánica podrás saltarte este paso).

Luego termina de nivelarlo con una estera metálica (también llamada “manta” o “rulo”).

Esto es muy importante para asegurarte de que la arena penetre por igual en todos los recovecos del suelo y evitar que unas zonas del césped queden más altas que otra.

5. Riega el césped para que el recebo se asiente

Por último, con un riego profundo harás que la arena se humedezca y penetre mejor en la tierra. 

En pocos días verás como el césped se recupera y vuelve a brotar más sano. 

¿Ya tienes claro cómo recebar el césped de tu jardín?

Ahora ya sabes cuál es el siguiente paso: ponerte los guantes, coger la pala y empezar a trabajar en tu jardín. 

Y si necesitas materiales para hacer el recebo, recuerda que nosotros podemos enviártelos a cualquier lugar de España. 

Y todavía tienes dudas, puedes ponerte en contacto con nosotros

¿Y tú? ¿Cada cuánto sueles recebar el césped de tu jardín? ¿Sabías bien cómo hacerlo? Cuéntanoslo en los comentarios. 

Comentarios

Deje su comentario