11 beneficios de la jardinería para tu salud

Publicado por: Adrian Medina

La jardinería es una actividad muy relajante. 

Pero tú eso ya lo sabías, ¿verdad?

Da igual que vengas de trabajar y estés agotado o que hayas tenido una mala noche. 

Es ponerte los guantes, la ropa de trabajo y notar el olor de la tierra y se te olvida todo. Entre una tarea y la siguiente se te pasan las horas volando. 

Lo que quizás no sabías es que, además de relajarte, los beneficios de la jardinería para la salud son muchísimos, tanto para tu salud física como mental.

En este post te los contamos.



11 beneficios de la jardinería para la salud

Hay muchos estudios que lo aseguran, pero a los que tenemos plantas no hace falta que nadie nos lo diga:

Cuidar el jardín es una actividad que ayuda a combatir el estrés y mejorar la condición física en personas de todas las edades. 

Son tantos sus beneficios que, incluso, hay terapias que utilizan la jardinería como una forma de rehabilitación. 

Estos son algunos de los principales. 

1. Te mantiene en forma

Mientras estás trabajando no lo notas. Pero al acabar es cuando te das cuenta de que estás agotado. 

Porque el cuidado del jardín requiere mucho movimiento: cavar, desenterrar raíces, atar tallos, podar, plantas las semillas…

Además, son actividades que requieren destreza, coordinación y un poco de fuerza. 

Por eso, cuando trabajas a diario en tu jardín:

  • Refuerzas la musculatura: si alguna vez, al día siguiente de una jornada intensa cuidando tus plantas, has acabado con agujetas, ya sabes por qué es. Los esfuerzos que hacemos contribuyen a mantener la fuerza y la elasticidad de los músculos. 
  • Mantienes la movilidad de las articulaciones: trabajar de manera habitual en el jardín también ayuda a prevenir la aparición de artritis y otros problemas articulares. 
  • Quemas calorías: cada hora que dedicas al mantenimiento del jardín, estás quemando alrededor de unas 300 calorías. Más o menos lo mismo con una hora de caminata rápida o de bicicleta estática a intensidad media. 

El trabajo en el jardín es una mezcla de ejercicio muscular y aeróbico, que es lo mejor para mantener la salud cardiovascular. 

Y de ahí precisamente se deriva el siguiente beneficio que vamos a ver. 

2. Reduce la tensión 

Si padeces hipertensión, la jardinería puede ser una buena manera de controlarla.

Ten en cuenta que, con el esfuerzo que haces al cuidar tus plantas, no solo quemas calorías, sino que también haces que el corazón y los pulmones se activen.

Para conseguir ese efecto, el Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre de EEUU recomienda hacer de 30 a 45 minutos de trabajos de jardinería diarios. 

3. Es bueno para tus huesos

Todas las horas que nos pasamos encerrados en la oficina nos pasan factura. 

Al cabo del día recibimos muy pocas horas de sol, y eso hace que tengamos niveles bajos de vitamina D (la encargada de fijar el calcio en los huesos y mantenerlos fuertes).

Y, ojo, porque el sol que recibes a través de las ventanas no cuenta

Para que sirva de verdad, la luz nos tiene que llegar de forma directa. 

En eso los aficionados a la jardinería llevan ventaja, porque se pasan más horas expuestos al sol que el resto (aunque recuerda que ponerte protección solar sigue siendo importante). 

4. Previene la osteoporosis

En el caso de las mujeres, los beneficios de la jardinería para su salud ósea son aún mayores. 

Según un estudio de la Universidad de Arkansaslos índices de osteoporosis eran más bajos entre las mujeres que cuidaban de su jardín.

Más incluso que en aquellas que hacían otro tipo de ejercicio, como correr o nadar.

El motivo parece ser que los ejercicios de fuerza como los que se realizan en el jardín (al arrancar hierbas o cavar, por ejemplo) tienen una relación directa con la densidad de nuestros huesos.

5. Alivia la depresión

¿Y si te dijéramos que esa felicidad que sientes cuando cuidas de tu jardín la provoca una bacteria?

Pues sí. Se llama Mycobacterium vaccae, y es un antidepresivo natural. 

Esta bacteria vive en el suelo y, al remover la tierra, la inhalamos. Su presencia en nuestro cuerpo hace que tengamos más serotonina (la hormona de la felicidad).

Además, también ayuda a reforzar nuestro sistema inmune y a prevenir enfermedades como el asma o las alergias. 

6. Reduce el riesgo de Alzheimer

Practicar la jardinería también es una buena manera de reducir las enfermedades mentales. 

Un amplio estudio realizado en Australia demostró que, entre todos los participantes, aquellos que cuidaban de un jardín eran menos propensos a sufrir demencia y otro tipo de afecciones.

Y eso incluye también al Alzheimer.

De hecho, las terapias hortícolas se están utilizando como una manera de reducir el avance de esta enfermedad. 

7. Reduce el estrés y la ansiedad

Los amantes de la jardinería tienen índices más bajos de cortisol, que es la hormona que se produce con el estrés. 

Según un estudio de los Países Bajoscuidar del jardín puede ser más beneficioso que otras actividades que solemos asociar con la relajación, como la lectura. 

Uno de los motivos es esa bacteria de la que te hablábamos antes, pero no es el único.

Además, las tareas que realizamos durante el mantenimiento de nuestras plantas nos ayudan a desconectar y a olvidarnos por un rato de nuestros problemas. 

8. Duermes mejor

Esto tiene una relación directa con el beneficio anterior.

En muchos casos, los problemas de sueño vienen porque tenemos mucho estrés acumulado, y eso nos impide dormir.

Al reducir el cortisol y aumentar la serotonina, cuidar de nuestras plantas nos ayudan a conciliar mejor el sueño. 

9. Mejora tu autoestima

Esto seguro que sí lo sabías.

Cuidar de un ser vivo como tus plantas, ver cómo crecen, se desarrollan y llegan a florecer gracias a ti, es todo un mérito.

Y conseguirlo tiene un efecto muy positivo en la autoestima de los aficionados a la jardinería. 

10. Te alimentas mejor

¿Eres de los que utiliza una parte de su jardín como huerto particular?

Pues si no lo haces, es muy recomendable.

Cultivar tus propias frutas y hortalizas contribuye a que tengas una alimentación más variada y con productos naturales. 

11. Es educativo para los menores

¿Sabías que cada vez más colegios tienen una asignatura de horticultura y jardinería? 

Y es que los niños no solo disfrutan, igual que los adultos, de todos estos beneficios físicos y emocionales que tiene cuidar un jardín.

Además, cuando son conscientes de dónde salen esas verduras que les ponemos en el plato, e incluso participan en su cultivo, están más dispuestos a comérsela. 

Y además, mancharse de tierra seguro que les encanta.

¿Conocías todos estos beneficios de la jardinería?

No hay duda de que cuidar de un jardín es la mejor terapia contra el sedentarismo y el estrés.

Ahora te toca arremangarte, coger tus herramientas y devolverle a tus plantas un poco de todo lo bueno que te aportan.

¿Y tú? ¿Conocías todos estos beneficios? ¿Destacarías algún otro? Cuéntanoslo en los comentarios. 

Comentarios

Deje su comentario