[Cómo revivir tus plantas] 3 problemas habituales + soluciones

Posted By: Manuel Gaviño In: Cuidado de plantas Comment: 0 Hit: 2751

Tus plantas están mustias? Te contamos qué hacer según el caso (si es por falta de riego, por exceso o por plagas)

Si estás leyendo este post, lo más probable es que tu caso sea uno de estos:

  • Has vuelto de vacaciones y te has encontrado tus plantas mustias.
  • Te has pasado con el riego y has ahogado tus macetas.
  • Una de tus plantas se está marchitando porque sufre una plaga.

Y por eso has entrado en Google para buscar “Cómo revivir una planta”.

Pues no te preocupes, porque has llegado al post indicado.

Aquí te vamos a explicar qué hacer en estos casos para recuperar tus plantas y que vuelvan a estar sanas y vigorosas.

¿Empezamos?

Cómo revivir plantas secas tras las vacaciones

Lo primero de todo: mantén la calma.

Aunque veas tus plantas mustias y secas, muchas veces el problema no es tan grave como aparenta. Mientras las raíces y la mayor parte de la planta esté intacta, es posible salvarla y que vuelva a crecer.

Te contamos cómo hacerlo.

1. ¿Por qué se ha secado tu planta? (Y qué consecuencias ha tenido)

Esta pregunta parece evidente, ¿verdad?

Si al volver de vacaciones tienes varias macetas secas, lo más normal es que sea porque no has estado ahí para regarlas durante el tiempo que te has pasado de vacaciones, y tampoco tenías ningún vecino que pudiera ocuparse de ellas.

Pero cuidado: a veces la respuesta no es tan sencilla.

Por ejemplo, cuando te fuiste de vacaciones, ¿dejaste las macetas cerca de una ventana para que les diera el sol?

Es posible que, además de la falta de riego, esas plantas estén recibiendo demasiadas horas de luz, y que eso haya hecho que se marchiten?

Además, una planta seca es una presa fácil para plagas. Así que fíjate también si en alguna de ellas han aparecido pulgones, cochinillas, moscas blancas o algún otro visitante indeseado.

Es importante que tengas en cuenta todos estos factores; si no, incluso si le vuelves a dar agua a la planta, es posible que eso no sea suficiente para que se recupere.

2. Retira los tallos y flores marchitas

El siguiente paso es podar a la planta y eliminar todas las partes muertas.

Incluso aunque tú las veas marchitas, la planta sigue enviándole hojas y nutrientes a esos tallos, lo que supone un desgaste de energía que puede impedir que se recupere.

Antes de volver a regarla, asegúrate de dejar solo las partes sanas.

3. Vuelve a regarla (pero con moderación)

Mucho cuidado.

Por mucha sed que haya pasado tu planta, eso no significa que tengas que echarle agua en cantidades industriales. Eso podría acabar dañándola más.

Para empezar, fíjate en la capa de tierra que está en contacto con la superficie. ¿Se ha formado una especie de costra dura por la falta de humedad?

Si es así, lo primero es eliminar esa capa de sustrato. Si no, al estar tan compactada, actuará como una barrera y evitará que parte del agua llegue a las raíces de la planta.

Una vez hecho, lo ideal es que saques el cepellón entero de la maceta y lo metas en un barreño de agua templada durante al menos 10 minutos. Esto ablandará el sustrato y permitirá que la planta vuelva a coger agua poco a poco por las raíces. 

Al cabo de ese tiempo, devuélvela a su maceta. A partir de aquí solo te queda seguir regándola con normalidad durante los días siguientes, y ver qué tal responde.

Por cierto, en plantas que lo admitan (como las tropicales) puedes usar también un pulverizador para humedecer las hojas.

Claves para revivir una planta ahogada

Ahora veamos otro caso muy común: has regado tu planta más de la cuenta.

En la mayoría de los casos, cuando una planta sufre este problema sus hojas empiezan a volverse amarillas, y con el tiempo se secan. 

Si detectas estos síntomas en tus plantas, haz lo siguiente:

    1. Saca el cepellón de la planta: puedes golpear con suavidad los bordes de la maceta para que la tierra se suelte y el cepellón salga con más facilidad.
  • Elimina los restos de tierra: una vez tengas el cepellón a la vista, retira con suavidad todos los restos de tierra mojada de las raíces. Puedes utilizar un cepillo de cerdas suaves o incluso un pincel. Ojo, no utilices más agua, porque eso podría agravar el problema.
  1. Seca la planta: envuelve las raíces en un papel absorbente y déjala reposar durante un día entero. Si ves que el papel se humedece demasiado, cámbialo de vez en cuando.
  2. Elimina las raíces marrones: al cabo de un día, examina las raíces y buscas todas aquellas que tengan una coloración marrón. Eso es señal de que la raíz se ha podrido y, por lo tanto, debes eliminarla para que no dañe al resto de la planta. 
  3. Vuelve a sembrarla: coloca la planta de nuevo en una maceta con sustrato nuevo y espera unos días antes de volver a regar.

Recuerda que el exceso de riego es tanto o incluso más peligroso que la escasez. Infórmate siempre sobre las necesidades hídricas de tus plantas y utiliza macetas con buen drenaje para evitar problemas.

Cómo revivir una planta enferma

Aquí la forma de actuar dependerá de si tu planta ha sido infectada por:

  • Hongos.
  • Plagas (de insectos, ácaros, etc.).

Los vemos por separado.

  1. Revivir una planta con hongos

Vamos a ser honestos contigo: salvar una planta que sufre el ataque de hongos es muy complicado.

Los hongos se infiltran en el tejido de la planta y la infectan hasta llegar incluso a las raíces. Si este es el caso de tu planta, puede ser muy complicado eliminar por completo la infección y que se recupere.

Pero no vamos a rendirnos sin intentarlo, ¿verdad?

Lo primero que debes hacer es determinar qué ha producido la aparición del hongo y solucionarlo (en muchos casos el motivo es un exceso de riego).

Una vez hecho:

  • Limpia las hojas: para eliminar restos de esporas que pueda haber en ellas. Si notas que algunas tienen síntomas de enfermedad, pódalas.
  • Saca el cepellón: y limpia las raíces para eliminar cualquier posible resto de hongos que haya tanto en ellas como en el sustrato. 
  • Desinfecta la maceta: y renueva el sustrato por completo para evitar una reinfección.
  • Vuelve a sembrar la planta: y espera unos días a ver qué tal evoluciona.

Además, es muy recomendable que utilices un fungicida para ayudar a la planta a combatir el hongo.

Revivir una planta con una plaga

Por lo general, las plagas son mucho más sencillas de combatir.

El proceso a seguir dependerá en gran medida del tipo de plaga que se trate.

Sin embargo, lo habitual es aplicar un fitosanitario específico (acaricida, insecticida, etc.), para eliminar la plaga concreta.

Además, es importante que identifiques qué ha causado la aparición de esa plaga para evitar que se repita. Por ejemplo, a veces el problema es que la planta está debilitada por algún motivo, mientras que en otros casos el origen del problema es un exceso de fertilizante.

¿Listo para devolver la salud a tus plantas?

Esperamos que los consejos que te hemos dado en este post te hayan resultado útiles.

Si tienes dudas sobre qué producto utilizar para tus plantas, recuerda que puedes ponerte en contacto con nosotros a través de este formulario.

Te asesoraremos encantados.

Comments

Leave your comment