¿Qué cuidados necesita el césped en primavera? En este post te lo explicamos

Posted By: Adrían Medina In: Cuidado del Jardín Comment: 0 Hit: 2027

¿Oyes eso?

Es el césped de tu jardín, que se está desperezando y despertando tras su largo letargo invernal. 

¡No es broma!

Con la llegada de la primavera, muchas plantas que habían permanecido “dormidas” por el frío vuelven a despertar y a crecer con más vigor. Y el césped no es una excepción.

Pero para mantenerlo sano y verde, hay que prestar atención a una serie de cuidados básicos. 

Cuidados como los que te vamos a explicar en este post.

Coge tus guantes y tus herramientas, que tenemos mucho trabajo por delante.

[Césped en primavera] Las principales tareas para preparar tu césped para la llegada del calor

En función del estado de tu césped, necesitará un mantenimiento u otro. Pero estas son algunas de las tareas más habituales durante la primavera.

1. ¿Hay malas hierbas en tu césped? Lo primero es librarte de ellas

Las malas hierbas son una de las principales amenazas para el césped en primavera. 

Estas plantas invasoras compiten con el césped por los nutrientes, el agua y la luz solar, lo que puede debilitarlo y hacerlo más vulnerable a enfermedades y plagas.

Existen varios métodos para eliminar las malas hierbas del césped, como: 

  • Arrancarlas manualmente: pero ojo, asegúrate de arrancarlas de raíz; si no, volverán a crecer. 
  • Utilizar herbicidas selectivos: que matan las malas hierbas sin dañar al césped. 

Esto es solo un resumen, pero en este artículo te damos varias claves para eliminar las malas hierbas de tu jardín.

2. Airear y escarificar (dale oxígeno a tu césped)

El aireado y el escarificado son dos técnicas importantes para mantener el césped sano y verde. 

  • El aireado consiste en perforar el suelo con pequeñas punciones para permitir que el aire, el agua y los nutrientes penetren mejor en las raíces del césped. 
  • El escarificado, por su parte, consiste en raspar la superficie del césped para eliminar la capa de fieltro y materia orgánica muerta (el famoso “colchón” o “thatch”) que se acumula en la superficie.

Ambas técnicas ayudarán a que el oxígeno y el agua se infiltren en la tierra y lleguen hasta las raíces del césped.

Y eso significa que crecerá más sano y fuerte.

3. Resiembra las zonas con poca densidad de césped

Puede que, tras el invierno, hayan aparecido calvas o zonas con poca densidad de césped en nuestro jardín. Esto puede deberse a diversas causas, como: 

  • El tránsito habitual de personas y/o animales. 
  • La falta de luz solar. 
  • El exceso de humedad. 

Para solucionar este problema, es necesario resembrar esas zonas con césped nuevo.

Para ello, es importante preparar bien el terreno, eliminando las malas hierbas y aireando el suelo. Después, se esparce la semilla de césped y se cubre con una capa fina de tierra o arena. 

Es recomendable regar con frecuencia y mantener el suelo húmedo hasta que las nuevas semillas germinen y se establezcan.

4. Un poco de fertilizante para que tu césped crezca sano

La primavera es el momento ideal para aplicar fertilizante en el césped. 

Después de un invierno largo y frío, el césped necesita nutrientes para crecer fuerte y saludable. Un fertilizante equilibrado y de liberación lenta proporcionará los nutrientes que necesita para desarrollarse adecuadamente.

¡Pero cuidado! Tienes que aplicarle la cantidad justa (siguiendo las instrucciones que indique el fabricante). Un exceso de fertilizante puede quemar las raíces del césped. 

5. Siega de manera regular

Durante la primavera, el césped comienza a crecer a una velocidad más rápida, ya que sale del letargo invernal. Y eso significa que tendrás que segarlo de manera más regular.

¿Cada cuánto tiempo?

Pues todo dependerá de cómo de rápido crezca (diferentes variedades de césped crecerán a diferente velocidad).

Pero como referencia, lo habitual es segar en torno a una vez por semana.

Recuerda no segar más de un tercio de la hoja, para que el césped mantenga los nutrientes y el agua y pueda seguir creciendo con normalidad.

6. Ajusta el riego a las necesidades de tu jardín

El clima durante la primavera puede variar muchísimo.

Y es importante ajustar el riego a las necesidades del césped. 

Asegúrate de ofrecerle suficiente agua para que crezca saludable, pero evita regar en exceso para no ahogar las raíces del césped.

Además, a medida que el calor aumente, lo mejor será que adelantes el riego a las primeras horas de la mañana. De esta forma:

  • El césped tendrá tiempo suficiente para absorber el agua antes de que se evapore.
  • Evitarás que las gotas hagan un “efecto lupa” con la luz del sol del mediodía, lo que podría llegar a quemar las hojas.
  • No correrás el riesgo de que el césped permanezca húmedo demasiado tiempo (como pasaría si regaras de noche), lo que podría favorecer la aparición de hongos y enfermedades.

Si puedes, lo mejor es que instales un sistema de riego automático para despreocuparte.

Ya conoces los principales cuidados que necesitará tu césped esta primavera

Esperamos que este artículo te haya resultado útil y que te ayude a ofrecerle a tu césped los cuidados que necesita.

Recuerda que si tienes cualquier duda, no tienes más que ponerte en contacto con nosotros.

Estaremos encantados de ayudarte a mantener tu césped (y otras tus plantas) sanas y felices. 

Comments

Leave your comment